HECTOR LEÒN CACERES CAPREMER IQUIQUE

El tiempo  pasa con  la  rapidez   del  viento  y  nuestra  existencia  termina  cuando  la  vida dice  basta  y emprendemos  el viaje sin  retorno  y  nuestro  espíritu  recopila  en su  balance  honesto y  sencillo, obras  realizadas,  que   representan  nuestro trabajo,  esfuerzo,  dedicación  iniciativas y  por  sobre  todo,  humildad,  que  enaltece nuestra imagen que solo  pretende,  que  nuestras  generaciones  venideras  se  sientan  orgullosos  de  lo  que  fuimos  en la  formación  de la  sociedad.

Hace  algunas décadas  a  la  fecha,  cuando había  jubilado de  las  actividades laborales,  conocí  a  un  colega  inquieto,  laborioso,  por  cuyas  venas  circulaba  una  gran inquietud  gremialista  y un gran  deseo de  agrupar  en  un  gremio  respetable  a  todos  los  jubilados  y  montepiadas  de  la  Caja de  la  Marina  Mercante  Nacional,  me  refiero  a  Héctor  León  Cáceres.

Este  dirigente  en  esos  tiempos,  recopiló  entre  los  jubilados  a  un  grupo  que  lo  acompañó  a  formar  una  nueva  directiva  y  junto  a  ellos, planificaron  un  programa  de  obras  a  realizarse,  que  permitiera  con  seriedad,  trabajo,  esfuerzo  y apoyo  de  la  Asamblea  darle vida  a  la  verdadera  Asociación  “ Capremer  Iquique”,  lo que  hoy es  un  ejemplo  y  cuenta con  bienes  u  obras,  que  sus  socios  disfrutan  tanto  en  su  sede  social  moderna  y  en  su  casa  de  reposo,  situada  en  Matilla  y  para  aquellos  que  al  fallecimiento  los  alejó  de  la  actividad  gremial,  cuentan  con  dos  modernos  mausoleos  en  el  cementerio  No 3, para  que  descansen  eternamente  sus  restos  mortales.

Ahora  que  tu  misión  la  completaste,  y  tus  largos  años  entregados  como  Presidente  de  Capremer  Iquique,  que  te  permitieron  ser  designado  Vice  Presidente Nacional, de la  Federación,  son  tu  estímulo  de  dirigente,  serio,  capaz y  responsable,  que  te  sitúa  como  un  dirigente brillante  que  te  alejaste  de  las  esferas  activas,  para  dejarle  el  paso a  nuevas  generaciones.

Que  estas  sencillas  palabras,  nos permitan  agradecerte   todo  lo  que  recibimos  de  ti  y  te  deseamos  que  seas  feliz,  porque  vivir  la  vida  no  es  solo gozar de las satisfacciones  que  nos  proporciona,  es  también  comprender  los  aplausos,  entender  las  incomprensiones  y  ser  fuerte  y  sereno  en  los  periodos  difíciles  o   de  crisis.

 Para  ti  y  tú  comprensiva  esposa,  gracias,  gracias

 Raúl  Bagioli  Miquel

Tu  amigo  y  ex  secretario  general

 

Deja un comentario